Brainstorming: consejos contra la falta de creatividad.

La lluvia de ideas o brainstorming puede ayudarnos a salir de un apuro en un momento de crisis de creatividad. Si bien esta técnica se suele desarrollar en grupo, nosotros individualmente podemos aplicarla en  un punto en el que no sepamos cómo avanzar ante la falta de ideas. Vamos a ver un poco de qué se trata.

Según la wikipedia: Esta herramienta fue ideada en el año 1938 por Alex Faickney Osborn (fue denominada brainstorming), cuando su búsqueda de ideas creativas resultó en un proceso interactivo de grupo no estructurado que generaba más y mejores ideas que las que los individuos podían producir trabajando de forma independiente; dando oportunidad de hacer sugerencias sobre un determinado asunto y aprovechando la capacidad creativa de los participantes.

La lluvia de ideas funciona por pura sinergia, es decir, las aportaciones grupales de ideas tienen más peso y más valor que las ideas individuales...pero podremos ver que podemos usar la técnica nosotros solos en algunos momento puntuales de stop creativo.

Los pasos que yo suelo seguir son:

  • Llevar siempre una libretita y un boli para apuntar todo aquello que veamos que nos sirva de inspiración. Esa inspiración puede llegar en cualquier momento, así que el bloc de notas debe acompañarnos siempre.
  • Cualquier idea sirve, por muy simple o estúpida que parezca.
  • Sentarme a escribir palabras concretas de objetos cotidianos, apuntarlos a modo de lista y después adjudicarle a cada uno una acción o adejtivo. Todo esto casi sin pensar, dejando que de la mente surja un batiburrillo de cosas sin sentido a priori. Por ejemplo, bote.....verde, caja....pintada, tela......forrada, lana....trenzada.
  • De esa lluvia de ideas hago una criba...no todas van a servir. Descarto las que no tienen sentido y aprovecho las más útiles y originales.
  • Los esquemas me suelen servir, es decir, todo lo que he apuntado en la libreta ni lo tacho ni lo borro, sólo marco en rotulador verde lo que me sirve y en naranja lo que no...pero después de un tiempo, puede ser interesante unir palabras verdes con naranjas y surgen así, nuevas ideas.
  • Priorizo necesidades. Me refiero a que cuando me llega una crisis creativa, pienso en qué necesito hacer y baso mis ideas en ello. Por ejemplo, necesito hacer crochet o hacer unas etiquetas para un regalo...pues uso esas palabras clave para mi lluvia de ideas. Pienso en materiales, colores, formas...y las apunto. Al final siempre sale algo útil.
  • Y si veo que sola no soy capaz de salir del atolladero...suelo pedir ayuda a alguien cercano...el Sr. Pomelo, mi madre, mi hermano, una amiga....ya sabemos que entre dos o más, la técnica es más productiva.


Espero que estos consejos os sirvan en momentos de crisis creativa y si tenéis más trucos debajo de la manga, porfi, compartidlos, jejeje. Yo os lo agradezco infinitamente.
Un besillo soñador, pomelines :)




4 comentarios:

  1. Muy buenas recomendaciones..la libretita es esencial..incluso para uno que dibuja. Siempre aparecd inspiracion en el momento menos pensado y no hay que perder las ideas de ese instante!
    Saludos
    Anne

    ResponderEliminar
  2. Siempre es bueno apuntar las ideas que te van viniendo a la cabeza, nuca sabes cuándo van a ser útiles. Yo además hago miles de fotos, cuándo veo algo que me gusta o algo que me llama la atención por los colores, las formas, etc, le hago foto que luego me sirve de inspiración.
    Besitos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...